Image Alt

Fulbright

Sobre Fulbright

Desde su inicio hace más de 70 años, el Programa de Becas Fulbright fomenta los vínculos entre las personas y los países en un mundo complejo y cambiante. El programa está liderado por el gobierno de los Estados Unidos en asociación con otros 160 países. Fulbright brinda oportunidades para destacados estudiantes, profesores, artistas, investigadores y docentes en todas las disciplinas. Estos becarios se perfeccionan en sus carreras y realizan importantes contribuciones en sus países y en los países donde estudian y trabajan con sus becas. Al regresar,  estos becarios comparten sus experiencias y a menudo continúan con las tareas que iniciaron en el otro país. Y se suman a otros miles de ex-becarios que se destacan por su liderazgo en diversos ámbitos a lo largo y a lo ancho del mundo.

Estamos convencidos de que, conviviendo y trabajando junto a personas de diferentes culturas, podemos construir una visión del mundo  más positiva para nuestras comunidades. Nuestra misión es fundamental: construir lazos duraderos, evitar los conflictos y contribuir a que la gente de distintos países pueda trabajar conjuntamente hacia objetivos comunes. Por medio de nuestros exclusivos programas de intercambio cultural y educativo internacional, nuestras redes dinámicas y diversas de académicos, ex-becarios y socios globales, el programa Fulbright impulsa el mejor entendimiento mutuo entre los Estados Unidos y otras naciones, comparte conocimientos a través de distintas comunidades y contribuye a mejorar el nivel de vida alrededor del mundo. Fulbright acerca a los pueblos y a las naciones y los inspira para construir un mundo más pacifico.

Historia y Misión

A mediados del convulsionado siglo XX, el senador estadounidense J. William Fulbright presentó en el Congreso de los Estados Unidos un proyecto que influiría en la construcción de lazos perdurables entre el pueblo de su país y el de los demás países del mundo de la posguerra. El senador Fulbright estaba convencido de que la mejor —y quizás la única— forma de promover la paz mundial era incentivando a un gran número de personas a vivir, estudiar e integrarse en la cultura de otros países. A través de esa experiencia, individuos de todas las razas y nacionalidades llegarían a conocerse y a respetar las instituciones, l os valores y la cultura de los otros pueblos.

En 1946, el Congreso de los Estados Unidos votó favorablemente la iniciativa del senador Fulbright y dio origen al programa que lleva su nombre cuyo objetivo es, como en aquel entonces, promover un mayor entendimiento entre los pueblos de distintos países a través de intercambios educativos y culturales. Más de medio siglo después, el Programa Fulbright se ha convertido en el programa de intercambio de mayor prestigio y reconocimiento de todo el mundo debido a:

La talla académica,
profesional y humana
de sus participantes
Su independencia
política e intelectual
Su rigor y
exigencia
Su respeto a las distintas culturas de los países que participan en el programa

Actualmente participan 160 países y más de 400.000 estudiantes, profesores, investigadores, artistas y profesionales se han beneficiado con la experiencia Fulbright. Entre los becarios Fulbright encontramos ganadores del Premio Nobel, miembros del gobierno, científicos y líderes de todo el mundo.

La principal fuente de financiamiento del programa proviene de una contribución monetaria anual del Congreso de los Estados Unidos. Además, organismos de gobierno e instituciones privadas de los demás países participantes colaboran a través de acuerdos de cooperación académico-educativos.

El programa es administrado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de acuerdo a los lineamientos del Directorio del Programa de Becas J. William Fulbright. Este Directorio está compuesto por doce miembros que provienen del ámbito académico, cultural y público y que son elegidos por el Presidente de los Estados Unidos. En el exterior, el programa Fulbright es administrado por comisiones binacionales establecidas por acuerdos entre el gobierno de los Estados Unidos y el de cada país anfitrión. En aquellos países en donde no se ha formado una comisión independiente para la administración de las becas Fulbright, éstas son administradas por la Sección de Asuntos Públicos de la Embajada de los Estados Unidos

Nuestro Directorio

Miembros del Directorio

Edward Prado

Embajador de Estados Unidos en Argentina

Presidente Honorario

Silvio González

Consejero para Asuntos Informativos y Culturales
Embajada de Estados Unidos en Argentina

Presidente

Brian Asmus

Agregado Cultural – Embajada de Estados Unidos en Argentina

Tesorero

Anna Kazumi Stahl

Escritora / Directora de New York University en Argentina

Directora

Robert Urban

Abogado

Director

Jennifer Irwin

Periodista y Educadora

Directora

Carlos Rosenkrantz

Presidente de la Corte Suprema de Justicia

Director

Tomás Hess

Consultor

Director

Claudio Ipolitti

VP Corporativo de Televisión Federal SA / ViacomCBS

Director

Christian Asinelli

Subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo

Presidencia de la Nación

Director

Agustina Blanco

Consultora en Educación

Directora

Nuestro Staff

Norma González

Directora Ejecutiva

Melina Ginszparg

Coordinadora del Programa y Asesora Académica

Leonel Belmonte

Contador

Laura Moraña

Asistente de Dirección y Asesora de Comunicación

Marisa Kandel

Asistente de Programas

Alejandro Sánchez Salcedo

Soporte Técnico y Asistente de Programas

Alma Klopsch

Asistente de Becas

Carolina Talatinian

Asesora Académica de EducationUSA

Maria Elena Acevedo

Asistente Administrativo-Contable

Matias Orellano

Asistente Contable

Katie Arango

Programa BEC.AR

Nuestra comunidad

Nuestra comunidad está formada por:

Las personas que se sienten identificadas con nuestra misión de contribuir a la paz mundial y a la formación de recursos humanos calificados estimulando los intercambios entre ciudadanos de Argentina y Estados Unidos.

Los estados de los dos países que a lo largo de los más de sesenta años de existencia del convenio binacional han respaldado la continuidad de esta iniciativa, independientemente de los intereses partidarios o políticos de los gobiernos.

Los futuros becarios a quienes deseamos atraer a nuestra comunidad para alentarlos en su decisión de realizar una experiencia educativa y cultural que será trascendente en su formación humana y profesional

Las personas e instituciones de ambos países que, a partir de dicha identificación, han decidido apoyar la misión del Programa Fulbright mediante la contribución de fondos y otros recursos que fortalecen su sustentabilidad.

Los ex becarios Fulbright de ambos países a quienes Fulbright apuntaló en su formación y hoy son líderes sociales, destacados profesores o profesionales a quienes otros ciudadanos desean imitar.

Convenios de cooperación

Con el objetivo de ampliar el número de becas otorgadas anualmente y hacer uso intensivo de su capacidad instalada en el país y en los Estados Unidos, la Comisión Fulbright ha establecido un sistema de convenios de cooperación con costos compartidos. Con estos convenios, la Comisión amplía en forma sostenida su oferta anual de becas.

La Comisión y su contraparte firman un convenio que establece la normativa por la cual se regirán ambas partes, incluyendo el número de becas a otorgar, las áreas a priorizar, el sistema de selección de los candidatos, los compromisos que asume cada parte, etc.

En estos acuerdos, la Comisión Fulbright se hace cargo de: la gestión integral de la convocatoria de candidatos (difusión de la beca, asesoramiento a los postulantes, recepción de la documentación y preselección de los candidatos en conjunto con evaluadores externos), asistencia  personalizada para la admisión en los programas universitarios seleccionados por los becarios, seguro de salud y visas para el becario y sus dependientes.

La Comisión ofrece, además, al becario y a la entidad que co-auspicia, el monitoreo del desempeño académico del becario mientras se encuentra bajo el auspicio de la beca Fulbright y asistencia para resolver trámites relacionados con el status de estudiante extranjero en EE. UU.  Al finalizar el programa académico y tras regresar a Argentina, Fulbright ofrece un seminario de reintegración al país y la posibilidad de participar en su amplísima red de ex becarios a través de diversos foros y redes académico/sociales locales y de Estados Unidos.

La contraparte argentina se compromete, en general, a cubrir los gastos de traslado y de manutención de los becarios.

Desde 1994, se han celebrado Convenios de Cooperación con diversas instituciones públicas y privadas argentinas. Por medio de estos convenios, se ha brindado acceso a una capacitación de excelencia en Estados Unidos a numerosísimos individuos de las más variadas disciplinas, desde las ciencias básicas y humanas hasta las artes.